SAT concede nueva prórroga para emitir la nueva factura electrónica 4.0

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) otorgó una nueva prórroga para la emisión de la factura electrónica en su versión 4.0, según la segunda resolución de modificaciones a la resolución miscelánea fiscal para el 2022.

Los contribuyentes tienen hasta el 31 de mayo del presente año para migrar de la versión 3.3 a la 4.0, con lo cual sería obligatoria a partir del primero de junio.
 
Ahora tendrán hasta el 30 de junio, es decir que a partir del primero de julio ya deberán emitir el comprobante fiscal digital por internet (CFDI) en su versión 4.0.
 
Al respecto, Domingo Ruiz López, presidente de la Comisión Fiscal de la Coparmex Nacional, expuso que el plazo continúa siendo totalmente insuficiente y que la obligatoriedad de la facturación 4.0 debería de entrar en vigor hasta el primero de enero de 2023.
 
El fiscalista indicó que sobre todo las grandes firmas que se dedican al comercio al menudeo, todavía no están listas para la facturación 4.0, porque el cambio implica modificaciones muy profundas para el manejo de un cúmulo importante de datos y deben desarrollar nuevo software.
 
El SAT publicó en su portal que para los efectos de los artículos 29 y 29-A del CFF, los contribuyentes obligados a expedir CFDI podrán optar por emitirlos en su versión 3.3 y para el CFDI que ampara retenciones e información de pagos podrán optar por emitirlos en su versión 1.0, conforme al Anexo 20, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 28 de julio de 2017, durante el periodo comprendido del primero de enero al 30 de junio de 2022.
 
Lo anterior también será aplicable a los complementos y complementos concepto, compatibles con dichas versiones, dispuso el SAT.
 
Jorge Ayax Cabello, presidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de Saltillo, apuntó que “el SAT se ha tardado en establecer los manuales y los ha borrado, además los han actualizado múltiples veces, lo que genera inseguridad jurídica para los contribuyentes”.
 
Reconoció que el software de facturación del SAT ha fallado, además, los constantes cambios que ha hecho el fisco dificultan su implementación.
 
Ruíz detalló que la dificultad de la nueva facturación 4.0 descansa en modificar el software, por una parte, y por otra, la cultura para los clientes, ya que si alguno da mal su código postal, que no es el que tiene registrado en el SAT, va a marcar error y no se va a expedir la factura.
 
Insistió que los contribuyentes deben cargar bien sus datos fiscales, porque de otra forma ya no se podrá emitir el documento.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.